En un alarde de condescendencia sin parangón, Jaime González, el más inepto de tus compañeros de trabajo, ha validado tus aptitudes en “Ofimática”, “Trabajo en equipo” y “Coordinación de personal” en LinkedIn, certificando que estás capacitado para llevar a cabo un trabajo que él no llega a comprender, tal y como te ha informado la red profesional hace escasos minutos mediante un correo electrónico.

La web no ha aclarado cuántos másters podrían convalidarse con el gesto de González. Pese a estar por debajo de ti, tu compañero de trabajo ha insistido en humillarte también escribiendo una carta de recomendación, como si el novato que sólo lleva seis meses en el cargo fueras tú. Además, según LinkedIn, tu compañero de trabajo ha dado el visto bueno a tus conocimientos de inglés, idioma que él desconoce por completo.

“Me ha evaluado y he pasado el test, lo que es un detalle por su parte”, has exclamado agradeciendo el gesto al trabajador que manda a imprimir documentos en blanco cuando necesita papel.

LinkedIn ha informado también que el ejecutivo que fue despedido hace meses tiene un nuevo empleo: “Freelance: wherever the wind takes me. 2014-actualidad”, lo que indica que sigue en el paro.