Tras la proclamación de la selección española de baloncesto como campeona de Europa este fin de semana, Mariano Rajoy ha vuelto al trabajo este lunes profundamente aliviado y creyendo que el oro de España habrá cortado de cuajo el desafío independentista catalán, según han informado fuentes cercanas al Parlamento.

“Pues nada, ha ganado España, como siempre”, ha dicho Mariano Rajoy a varios periodistas esta mañana tras bajar del coche oficial con una profunda sonrisa y un diario deportivo bajo el brazo.

“Ya está, ahora todo es cuesta abajo”, ha insistido el presidente como respuesta a las preguntas sobre la final del campeonato europeo. La prensa también ha podido saber que Rajoy envió ayer un SMS a todos sus ministros con el texto “Bueno, bueno…”.

“Yo imagino que esta gente va a dejarse de elecciones y va a ponerse a trabajar ahora que han visto que las cosas son como son”, ha insistido Mariano Rajoy en referencia a la actuación de Pau Gasol, asegurando estar “muy satisfecho y muy orgulloso y muy aliviado de que todo termine como tiene que terminar”. El mandatario también ha preguntado, entre silbidos, si es “realmente necesario” celebrar las Elecciones Generales del próximo diciembre.

“Al final las cosas se ponen en su sitio y la gente se centra en lo importante y se da cuenta de cómo son las cosas en realidad”, ha declarado el presidente refiriéndose al 80-63 contra Lituania y creyendo sinceramente que sólo 12 horas después del partido ya no queda absolutamente ningún independentista en Cataluña. “La gente tiene derecho a equivocarse pero luego todo se recoloca con el tiempo y el trabajo y todos amigos”, ha añadido respecto al Eurobasket.

A última hora de la mañana, un desconcertado Rajoy ha preguntado a miembros de su equipo por qué Artur Mas sigue apareciendo en la portada de El País.

Por su parte, fuentes cercanas al gobierno de Cataluña han informado que miles de catalanes están esperando en silencio el resultado de las elecciones del domingo para saber si deben celebrar la victoria o no.