Asegurando que no se puede estar “en un sitio y en otro a la vez”, Mariano Rajoy ha declarado esta mañana durante una entrevista radiofónica que, si los catalanes inician su proceso de independencia, podrían perderle a él como presidente.

El jefe del Ejecutivo ha aclarado que, en una Cataluña independiente, los catalanes se verían en la obligación de elegir un presidente distinto al español “porque es incompatible una cosa con la otra”. También ha especificado que, en esas elecciones, no podría participar el resto de españoles que no fueran catalanes.

“Oiga… yo ya no me ocuparé de los asuntos que no me correspondan porque las cosas van como van”, ha explicado el presidente durante el transcurso de la entrevista, en la que ha sido preguntado por las consecuencias de un posible proceso independentista. “La gente tendrá que entender que, si ya no son españoles, siendo yo el presidente de España, ya no me corresponderá a mí ser el presidente de otra cosa porque va con el cargo y lo que no puede ocurrir, no puede ocurrir”.

“Hay que gobernar como Dios manda donde se gobierna y no en otro sitio”, ha insistido Rajoy.

“Sintiéndolo mucho, ya no estará en mi mano ser presidente de esas personas del mismo modo que no me compete a mí gobernar a un extraterrestre o a un francés”, ha aclarado el líder popular, asegurando que el proceso también podría afectar al resto del equipo de Gobierno, “que por algo es el Gobierno de España y no de China o de otra cosa”.

“De independizarse, Cataluña sería otro país completamente distinto”, ha alertado Rajoy para concluir.