A las 9:05 de esta mañana ha tenido lugar la primera llamada del comercial de Jazztel tras el parón vacacional, retrasándose seis minutos respecto al año pasado y marcando como siempre la reincorporación de los españoles a la rutina.

“Gracias pero no me interesa. ¿De dónde has sacado mi número?” han preguntado, como cada año, los ciudadanos en este clásico ritual que, según los psicólogos, “es fundamental para que cuerpo y mente vayan tomando contacto con la realidad del día a día”.

El nuevo de la oficina ha fichado a las ocho en punto

La misma llamada se repetirá esta tarde a la hora de la siesta, reforzando la sensación de vuelta a la normalidad y acostumbrando a los españoles a lidiar de nuevo “con los pesados y los gilipollas que conforman el paisaje cotidiano de nuestras vidas”, en palabras de los expertos.

Se prevé que, a las ocho y media de la tarde, las madres de España certifiquen que no se han sentado en todo el día.

“Este se ve que es el nuevo, nadie nos había avisado”

“Oye, ¿quién es el chaval ese de la barba que lleva dos horas sentado en el sofá de la entrada? ¿Es de los nuestros o es un proveedor?”, han preguntado miles de oficinistas españoles al encontrarse esta mañana con una cara desconocida en sus entornos de trabajo habituales.

Se trata de la incorporación anual del nuevo, del que, como pasa siempre, se desconoce “de parte de quién viene y qué puesto se supone que viene a cubrir, si aquí lo que sobra es gente tocándose los cojones”.

El primer insulto de la temporada en España ha tenido lugar en Oviedo, concretamente en el cruce entre las calles Santa Susana y Santa Cruz, donde un conductor le ha gritado a un transeúnte “Hijo de la gran puta, mira por dónde coño vas”.