El Ministerio de Industria ha anunciado esta semana que gravará con un peaje a los españoles que sean excesivamente enérgicos a primera hora del día. El decreto se remitió el jueves a la Comisión Nacional de Energía, encargada a partir de ahora de gestionar a la gente que saluda con “desmesurada animosidad” antes de las 10:30 o del segundo café de la mañana.

La redacción del texto reserva al Gobierno la capacidad de subir o bajar la cuantía de este peaje dependiendo de la cantidad de energía derrochada. “Hay que evitar una situación que es molesta y desconsiderada hacia el resto de españoles pero también poner freno a un derroche energético alarmante”, explicaba un portavoz de Industria, poniendo énfasis en las “señoras que hablan a las siete de la mañana en el metro con una energía de origen desconocido”.

Hace unas semanas la prensa informaba que miles de españoles contratan planes a Audax Energía con la sola intención de meter los dedos en el enchufe y salir ya por la mañana “saludando a vecinos a gritos o deseando encontrarse con compañeros de oficina en el metro”.

“Hay gente que saluda con la épica de Braveheart a las siete de la mañana o jóvenes haciendo running de madrugada dando mucha rabia, y eso el Gobierno no lo puede permitir”, insisten desde Industria.

El decreto especifica también que va a estar penalizado poner más de tres signos de admiración por frase en el WhatsApp y, se especifica, costará “50 euros cada signo de admiración a partir del cuarto”.

“La buena onda deberá pagar una tasa por el uso del espacio electromagnético, que lo gestiona el Gobierno y hay mucha gente farragosamente simpática que lo ha estado usando de manera impune”, ha añadido el portavoz.

A última hora, Industria ha informado que se está estudiando también cómo extraer energía renovable de los golpes en la espalda que te da tu cuñado el Alfonso.