El Gobierno aprobará en los próximos días un Real Decreto -en el que está trabajando ahora el Ministerio de Fomento- que obligará a todos los ciudadanos a tener “como mínimo” un amigo homosexual que les permita decir que no tienen nada en contra de los homosexuales y que, de hecho, tienen “un muy buen amigo mío que es gay”.

“Conocer hombres homosexuales es muy útil para cualquiera que quiera organizar una fiesta o redecorar el salón”, explicaba ayer una portavoz de Fomento. Según detalló, los españoles que, en vez de un amigo gay, se decanten por la opción de la amiga lesbiana “quizá no se divertirán tanto pero siempre podrán hablar de políticas de cooperación con alguien, lo que también es bueno para la ciudadanía y para el país”.

Los que no quieran hablar de ropa y prefieran las discusiones políticas pueden optar por una amiga lesbiana

Aunque Fomento ya ha informado que facilitará amigos gays a la ciudadanía, la Administración anima a los españoles a buscar sus propios gays. “Según nuestros datos, la mejor manera es instalar un pequeño armario en la terraza o algún sitio ventilado y, poco a poco, los homosexuales acuden allí por sí mismos y van acostumbrándose al trato humano”, explicó la ministra.

“Son sensibles y delicados, así que conviene no asustarles con movimientos bruscos”, añadió.

Según el Gobierno, un hombre homosexual se distingue del resto en detalles como vestir de mujer o pintarse los labios, “por lo que es fácil distinguirlos”. Aconsejan, pues, intercambiar palabras con ellos y llegar a 2016 habiendo establecido una relación de amistad. “Pero solo de amistad, tampoco nos pasemos, cada uno en su casa”, matiza la ministra.

A fin de que los españoles pueden ajustarse a la nueva regulación, el Gobierno pondrá a disposición de todo el mundo funcionarios que se harán pasar por amigos gays “de oficio” hasta que cada ciudadano consiga amigos propios. Esta solución es esencial en el caso de que no se disponga de gays cercanos, como ocurre en muchos pueblos. Fomento ha garantizado que los funcionarios que se harán pasar por gays serán heterosexuales “de los de toda la vida” para que a la gente de pueblo no les dé cosa y la ciudadanía se acostumbre “a tratar con mariposones”.

A nivel europeo, Angela Merkel también anunció recientemente que Alemania pondría a disposición de cualquier ciudadano de la CEE “a una persona que conozca a alguien que tiene un amigo que baja coches de Alemania a mitad de precio”.