El fabricante de automóviles Ferrari ha decidido ampliar su abanico de productos para llegar también a las personas normales y corrientes que no tienen un micropene pero necesitan un coche para trasladarse.

“Son muchos años desarrollando metáforas de grandes miembros. Ya es hora de iniciarnos en eso de los coches”, admite la firma italiana, que está dispuesta a renunciar a sus colores emblemáticos -el rojo y el amarillo- porque “la gente normal no necesita proyectar agresividad cuando va por la calle, si te empotra como un animal lo hace en la intimidad, no va por ahí fardando”.

La velocidad máxima del primer utilitario de Ferrari no pasará de los 130 kilómetros por hora. “Es suficiente, ¿no? Lo justo para llegar a los sitios. Vamos, digo yo. Son tantos años exagerando que hemos perdido un poco el sentido de la realidad”, confiesa el máximo responsable de la compañía.

El consumo de gasolina tampoco será exagerado “porque sabemos que tus eyaculaciones son abundantes y no necesitas teatralizar”.

También el precio del automóvil obedecerá a los parámetros del sentido común: “Mira, a nosotros básicamente nos interesa poder pagar las nóminas y a mí, a nivel particular, me basta con cubrir el alquiler y el colegio de mis críos. Quiero decir con esto que no vamos a sisar a la gente. Vamos a añadir un poco de dinero al coste real del vehículo para tener cierto margen de beneficio, pero sin volvernos locos, ¿me entiendes? Es un coche, no lo van a exponer en el Louvre tampoco”, argumenta el directivo de Ferrari.

“No sabemos cuánto tiempo va a tardar en ponerse de cero a cien. Ni lo hemos medido, la verdad. Si follas bien, en la carretera esto te dará igual. Acelerarás un poco si tienes prisa o si quieres adelantar, pero no irás cronometrando. Tu vida está bien. No haces cosas raras. Te comportas con normalidad y sabes que no eres Fernando Alonso ni quieres serlo. No tienes delirios raros ni ambiciones propias de un adolescente con la autoestima baja”, insiste el fabricante.

“¿Asientos de cuero? Ni hablar. Ya sabemos que tienes un escroto suave y sedoso. Tú tranquilo. Conduce con calma y disfruta del paisaje. Tu pene está bien. Todo esta bien. Respira”, sentencia Ferrari.