La artista islandesa Björk ha anunciado hoy que su álbum Vulnicura será su último trabajo ya que ha decidido abandonar la música por miedo a que Pitingo haga versiones de sus temas.

Aunque el cantaor español aún no ha dicho abiertamente que vaya a versionar la obra de Björk, los representantes de la compositora creen que es cuestión de tiempo: “No sabemos si sigue el alfabeto porque saltó de los Beatles a Nirvana, pero igual es porque se lió con el orden. En cualquier caso, si se entera de que Björk existe, volverá otra vez a la letra be sin que le tiemble el pulso”, aseguran desde la discográfica de la cantante.

Pitingo ha recibido no pocas ofertas de grandes músicos, interesados en comprar su inmunidad. El cantaor, sin embargo, rechaza abandonar su proyecto musical porque considera que “mis versiones muchas veces son más bonitas que las originales y eso es lo que les da miedo; tienen miedo de que llegue un español que es Premio Llongueras 2009 y los baje de su pedestal”.

Björk insiste en que no tiene sentido dedicar esfuerzos a la creación de una atmósfera musical muy personal para que luego sea mancillada sin contemplaciones para que suene en el hilo musical de El Corte Inglés de Nuevos Ministerios.

“Pues no la conocía yo a la muchacha, pero me interesa ese sonido como de ballena triste. Me parece que el quejío de la ballena es algo muy mío, algo muy flamenco y muy español”, ha dicho Pitingo.

Al temor de Björk hay que sumar también el de varios expertos musicólogos, que advierten de los riesgos que puede conllevar el hecho de que Pitingo acabe versionándose a sí mismo, cayendo en un bucle infinito.

“Si Pitingo decide hacer una versión de sí mismo versionando otra de sus versiones, el resultado podría ser un sonido incapaz de ser asimilado por la mente humana en su desarrollo actual”, explican.