En su intervención de ayer en el seminario del American Entreprise Institute, el líder espiritual tibetano, Dalai Lama, aseguró que el mundo occidental es “un puto truño” por haber adoptado dinámicas capitalistas “que me ponen de mala hostia”.

Tildando al líder chino Deng Xiaoping de “subnormal” por haberse rendido a la influencia de Occidente, el premio Nobel de la Paz confesó que se le está acabando “la puta paciencia” a causa de la creciente disparidad de la riqueza entre Estados Unidos y países como India, asunto que le parece “una putada de cojones” que es “para salir a la calle a cagarse en sus putos muertos”.

El líder tibetano quiso dejar claro que el progreso no es sinónimo de “dinero y explotación” y pidió a los líderes de las grandes potencias “que dejen de dar por el culo con sus putas mierdas capitalistas y la pollada esta que ellos llaman democracia”.

El discurso del Dalai Lama terminó con una defensa de la paz espiritual como única salida frente “al pozo de escoria de Occidente, que es la mierda más grande que he visto en toda mi puta vida”.

“No me digáis vosotros que no es para reventarles la cara a puñetazos. Porque mira que llevan años jodiéndonos la vida esos inútiles. Hay que ser muy retrasado para destrozarme los nervios de esta manera. Me hartan con sus putas movidas, os lo juro”, sentenció finalmente.

Escupiendo en el suelo, el líder se despidió cordialmente de los asistentes y se fue a meditar.