Tras dos años de exploración del planeta rojo, miles de americanos han admitido esta semana que, secreta y profundamente, esperaban descubrir “algún tipo de vida en Marte, bacterias salvajes o algo de las que poder mermar su población y desplazar el resto a colonias y reservas donde tendrían casinos”.

La NASA ha emitido un comunicado esta mañana asegurando que el Rover Curiosity todavía puede dar “muchas sorpresas” pero son muchos los americanos que ya han perdido la ilusión respecto a la exploración espacial “y la posibilidad de encontrar nuevas formas de vida que extinguir”.

“Ha sido decepcionante no encontrar algún tipo de forma de vida primitiva en Marte a la que poder convertir en ilegal”, admiten desde la Casa Blanca, que esperaba a estas alturas algún tipo de resultado de la misión espacial, que debería haber encontrado ya formas de vida primitiva que justificaran la construcción de un muro orbital.

“Supongo que todos los americanos anhelábamos poder colonizar un territorio donde hubiera vida a la que contagiar la gripe, abocar al alcohol y, a medio plazo, permitir regentar nuestros casinos”, ha añadido.

Según la NASA, el pequeño stock de mecheros, espejos y tela con el que iba equipado el Rover Curiosity para comprar territorio sigue intacto. El vehículo espacial no ha podido toser sobre nadie para contagiarle nada.