El futbolista Gerard Piqué sorprendió ayer a un joven de Mollet del Vallès (Barcelona) luciendo una camiseta del Fútbol Club Barcelona igual que la suya, con su nombre grabado en la espalda. Asombrado, Piqué se acercó para pedirle explicaciones y el acusado, muy nervioso, sacó una libreta y le pidió al jugador que firmara en ella.

“Se cree que soy subnormal. Quería un modelo de mi firma para imitarla también, acceder a mis cuentas bancarias y vete a saber qué más”, protesta el futbolista blaugrana, que tilda al chico de “impostor de tres al cuarto”.

El chico ni siquiera juega al fútbol

El joven, de apenas 15 años, asegura que es admirador de Piqué y que en ningún momento pretendió hacerse pasar por él. “Siento los colores y me gusta lucir la camiseta, nada más”, declara.

Nada convencido con estas explicaciones, el futbolista está decidido a demandar al impostor por suplantación de identidad. “Si se trata de una maniobra para vivir mi vida y ocupar mi lugar como marido y como padre, me parece muy torpe. Midiendo un metro sesenta y con esas piernas de enclenque que tiene, la gente de mi entorno se hubiera dado cuenta de que no era yo”, explica el deportista.

“Pero a saber cuántos habrán caído en la trampa y con cuántas chicas se habrá acostado tirándose el rollo”, añade.

La denuncia del jugador ha llevado a la Policía Nacional a abrir una investigación, pues se sospecha que otros jugadores podrían estar sometidos a intentos similares de suplantación.

La estafa recuerda a la que destapó hace cinco meses el grupo de heavy metal Iron Maiden, cuyos integrantes descubrieron que miles de personas se hacían pasar por ellos vistiendo también camisetas con el nombre del grupo y haciendo gala “de la misma actitud ante la vida”.

Esta mañana, además, un cliente ha entrado en un establecimiento madrileño de la cadena de supermercados Carrefour llevando consigo una bolsa de Mercadona. La provocación no ha pasado inadvertida a los agentes de seguridad y la empresa estudia emprender acciones legales acusando al cliente de posible espionaje industrial.