Tras una vida dedicada por entero a “petarlo”, esta mañana ha fallecido el puto amo, también conocido como “the winner” o “el más grande de la zona euro”, como él mismo se hacía llamar según confirman a la prensa fuentes cercanas al entorno del crack. El puto amo, de 79 años, habría sufrido un infarto “probablemente mientras hacía cosas de puto amo”.

El fallecido, que empezó a ser la hostia desde joven, era bisnieto, nieto, sobrino, hijo, hermano y padre de otros putos amos.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha expresado este miércoles el pésame del Ejecutivo por el fallecimiento del “presidente de ser la puta leche” que supone, a su juicio, una pérdida irrecuperable para España.

La vicepresidenta ha hecho hincapié en que fallece una de las personas más importantes de España y “comprometida con su país”, con cuya carrera haciendo “lo que le salía de ahí” ha contribuido a la “Marca España”, convirtiéndola en una “referencia de calidad respecto a ir a tope y arrasar con todo”.

“Era el puto amo de España y punto y lo seguirá siendo en nuestra memoria. Viva el Papa, viva el Rey, viva el orden y la ley. Pim, pam, toma Lacasitos”, ha declarado un admirador, claramente afectado, a la prensa.

“A cualquiera de esos de la Forbes me los paso por la piedra”, solía decir el puto jefe, a quien no se le acababa el dinero ni tirándolo, según él mismo reconoció en muchas ocasiones haciéndose el chulo.

Este miércoles se reunirá una comisión para designar a un nuevo jefazo en sustitución del puto amo.