La marca estadounidense Calvin Klein ha presentado hoy unos calzoncillos con una zona especialmente reforzada “para cuando se te caigan los cojones al suelo”.

El cliente potencial de este nuevo producto se caracteriza por experimentar situaciones chocantes e inesperadas que provocan la caída abrupta de los testículos, la cual genera muchas veces lesiones y dolores fuertes. Cada vez más hombres se ven sometidos a este tipo de imprevistos, por lo que el fabricante considera que hay nicho de mercado.

Los calzoncillos utilizan la última tecnología taurina de los huevos toreros y son aptos para los que tengan unos cojones que se los pisan, lo cual incluye casi la totalidad de la población masculina en España.

“Recibí una notificación de Hacienda y se me pusieron los cojones por corbata. En este estado me presenté en la delegación de la Agencia Tributaria y, al ver lo que me reclamaban, se me cayeron los cojones al suelo. Imagínate la altura desde la que se desplomaron: del cuello al suelo en menos de un segundo. Un dolor que no te puedes ni imaginar”, confiesa uno de los primeros interesados en este nuevo modelo de ropa interior, disponible en nuestro país a partir de la semana que viene “o cuando nos salga de ahí”, precisa la marca.

El propio fabricante advierte de que los calzoncillos acolchados reducen un 20% la sensibilidad de la zona reforzada, por lo que la prenda no es aconsejable para estar todo el día tocándose los cojones, lo que también incluye la casi totalidad de la población española.

“Del hecho de tocarse los huevos, lo que más gusta es notarlos ahí blandos y calentitos. Para estos casos es mejor ir directamente sin ropa interior”, admite Calvin Klein.

Lo que más ha sorprendido a los consumidores es el precio de venta al público que tendrá este nuevo producto de la célebre marca americana: “Ves que son caros de pelotas, se te caen los cojones al suelo y entonces te das cuenta de que los necesitas”, confirma un cliente.

“Pero vamos, para vender unos gallumbos a 50 euros hay que tenerlos cuadraos”, insiste el cliente. “No, para huevos cuadrados tenemos otra variedad que es aún más cara”, aclara el fabricante.