Tras varios meses de exploración de la superficie de Marte, los científicos de la NASA se han visto obligados a admitir que no recuerdan dónde dejaron aparcado el Rover la última vez que lo usaron.