Tras pasar más de tres horas en una sala a oscuras iluminada únicamente con la tenebrosa luz del proyector y los portátiles, varios ejecutivos han estado contándose historias de terror financiero unos a otros hasta que se han visto obligados a encender las luces y cantar una canción para quitarse el miedo. “La verdad es que me he puesto nerviosete porque contaban cosas que ponían los pelos de punta”, ha confirmado uno de los ejecutivos presentes.

Según fuentes de su entorno, los ejecutivos también han aprovechado para calentar unos malvaviscos encima de uno de sus portátiles HP “que se calientan como una hoguera de campamento”. “Se ha creado el clima perfecto y nos hemos cagado vivos explicándonos historias de terror para directivos, anécdotas de batacazos bursátiles… en fin, el horror”, ha dicho otro testigo.

“Martínez se ha puesto la luz del portátil debajo de la barbilla creando sombras siniestras y ha empezado a meternos el miedo en el cuerpo al hablar de directivos que no han cobrado su bono tras ser despedidos”, ha explicado otro de los empresarios. “Nos ha hablado de inspecciones sorpresa, de impuestos, de un mayor control administrativo… En fin, las típicas leyendas que te jiñas”.

“Luego no sé quién ha contado la historia de un becario que te espera en el pasillo y te habla de un accidente laboral en el que murió mucha gente que no estaba asegurada. Y justo al final te dice que él era uno de los que murió”, explica Martínez, el director de Recursos Humanos, aún con el miedo en el cuerpo.

La sesión ha terminado con la directora del Departamento Financiero enseñando a sus compañeros Power Points de las previsiones para el siguiente trimestre. “Eso ha sido lo que más miedo ha dado, pero yo creo que eran falsas porque estaban muy borrosas”, ha comentado uno de ellos.