Tras más de 100 años pidiendo un trabajo a gritos, El Grito ha cerrado finalmente un acuerdo con Movistar para trabajar como teleoperador en un “call center” del 1004, donde atenderá llamadas a media jornada. Según explican desde la compañía, el personaje del cuadro de Munch superó con éxito el proceso de selección y se incorporó ayer mismo.

“Su grito insondable de dolor es la respuesta que buscan nuestros clientes”, ha informado un portavoz del 1004 a la prensa. “La mayoría acude al 1004 con un puño de desesperanza en el esófago y sabiendo que su situación no es más que un hambre vital inagotable que choca con una realidad que no le satisface jamás, así que los usuarios agradecen encontrar a alguien que entienda todo eso”.

Según explica el portavoz de la compañía, El Grito demostró una efectividad en la satisfacción del cliente del 80%, dado que “la gente lo que busca es comprensión y encontrar respuesta a su desazón vital”. El hecho de que el lamento de El Grito sea eterno ayuda a que los clientes de Movistar “no sientan que no se les dedica el tiempo adecuado”.

“Las llamadas generalmente duran muchísimo y no resuelven nada y los sonidos que salen de la boca de El Grito, pese a no ser palabras concretas, no son más que la representación de esa angustia eterna que asola a todo ser humano, especialmente a los seres humanos que se ven obligados a llamar al 1004”, concluye el portavoz.

Pese a la satisfacción de la compañía, el fichaje del 1004 no ha sido recibido con entusiasmo por los clientes. “Tuve que colgarle. A mí no me chista nadie y lo que no hago es llamar para que me griten al oído y me desgarren el alma con un dolor que no puedo comprender”, protestaba un cliente de Movistar en las redes sociales esta misma mañana.