Habiendo anunciado ayer por la tarde el jefe de una oficina de Barcelona que estaría ausente durante toda la mañana de hoy, los trabajadores de la misma han logrado establecer una auténtica utopía social en la que se toman las decisiones de manera conjunta y con la participación de todos.

“Nos dimos cuenta de que, sin líder, estábamos obligados a tomar las decisiones nosotros mismos y, en vez de escoger a un nuevo dirigente o llamar por teléfono al director, decidimos organizarnos entre todos de forma autónoma”, explica Cristina Martínez, de contabilidad, una de las principales ideólogas de la nueva sociedad que ha tenido lugar en la oficina de Barcelona, surgida gracias al vacío de poder de esta mañana.

“No hay jefe, todos somos el jefe”, dicen

Según ha podido saber la prensa, en las tres horas que el director de la oficina lleva ausente se ha logrado un perfecto equilibrio entre las capacidades individuales y la preservación de los objetivos empresariales, instaurándose una verdadera democracia en la que todos velan por sus intereses individuales así como por el bien común.

La oficina, que ha conseguido superar las pulsiones e intereses individuales del ser humano, ha materializado con éxito, por primera vez en la Historia, los supuestos del socialismo científico planteado por Karl Marx. Según explican los trabajadores, se han organizado horizontalmente en una red de competencias equitativa, eficiente y democrática.

“No hay líder porque todos somos el líder”, confirma una auxiliar administrativa. En la toma de decisiones se han anulado las antiguas y obsoletas jerarquías basadas en privilegios del antiguo régimen, el que imperaba ayer por la tarde, cuando el jefe estaba en su despacho.

“Hemos devuelto el poder soberano a los trabajadores”, añade la auxiliar.

Al cierre de la edición, fuentes anónimas de la oficina han informado de que, a las 12:30, cierta disputa en torno a la temperatura del aire acondicionado ha obligado a varios trabajadores a enviar un email de queja al jefe, solicitando su intervención en el conflicto.