Después de que Papá Noel le obsequiara ayer con el barco pirata de Playmobil, Alvarito Bosch, de ocho años, ha exigido a sus padres que le permitan tomarse un año sabático “para afrontar el trabajo que se me viene encima”.

El niño recuerda que el fuerte de Playmobil que empezó a montar el año pasado acabó convirtiéndose “en un proyecto fallido que no justificó la inversión inicial”, e insiste en que la falta de tiempo y de planificación fue la causa principal del desastre.

Dice que nadie puede “estudiar y construir un barco al mismo tiempo”

“Sería un error asumir más responsabilidades de las que se me pueden exigir en mis actuales circunstancias. El curso pasado intenté montar un fuerte sin la ayuda de nadie y aprobar todas las asignaturas. El resultado fue que no logré ni una cosa ni la otra”, admite Bosch.

Este año, sin embargo, la criatura asume “las exigencias de ejemplaridad y transparencia que reclaman mis padres” y por eso pide un año entero para volcarse en su nuevo proyecto. Un proyecto que, insiste, “yo no pedí pero igualmente se me ha encargado”.

Alvarito exige además a sus padres “que no se atrevan a criticar las obras faraónicas que encarga el Gobierno con el dinero de los contribuyentes si ellos, en su propia casa, permiten que haya un fuerte vacío y aún por inaugurar”.

Aunque los familiares de la criatura se han ofrecido a poner todos los medios necesarios para que el barco esté montado esta misma semana, Alvarito considera “pedagógicamente nefasto” que le saquen las castañas del fuego. “Por no hablar de mis vacaciones de Navidad, en las que evidentemente no me voy a poner a montar un barco”, añade.

El niño argumenta además que “el barco viene sin montar porque parte de la experiencia lúdicoeducativa se basa en asumir la tarea de construir una embarcación como la que sale en la fotografía de la caja. Creo en la cultura del esfuerzo y esta vez no quiero chanchullos”.

Por todo ello, ha decidido que no se reincorporará al colegio después de las vacaciones de Navidad. “Y no es fácil para mí. Ha sido un proyecto que me han impuesto, pero intuyo que me seguirán regalando cosas así cada año hasta que demuestre que puedo afrontar sin demoras este tipo de responsabilidades”.

Para acabar de convencer a sus padres, Alvarito Bosch ha presentado esta mañana un plan de trabajo detallado con el que, además, justifica que se le facilite una provisión de fondos de 60 euros semanales “en concepto de mano de obra”.

[box type=”shadow”]El plan de trabajo presentado por Alvarito Bosch consta de los siguientes puntos:

  • Enero de 2014: recopilación de materiales y revisión detallada de las instrucciones de montaje (incluidas en la caja).
  • Febrero de 2014: alineación de las cuadernas, recorte y montaje de larguerillos de refuerzo.
  • Marzo de 2014: montaje del armazón, la cubierta de proa, la roda laminada y la quilla biselada.
  • Abril de 2014: proceso de alisado de la superficie.
  • Mayo de 2014: cálculo de espesores, cálculos hidrodinámicos y cálculos de resistencia con el método “Holtrop&Mennen”.
  • Junio de 2014: unión de la quilla interior con la roda. Unión de los refuerzos de las cuadernas.
  • Julio de 2014: masilla y lijado.
  • Agosto de 2014: parón por vacaciones de verano en casa de la tía Marta.
  • Septiembre de 2014: construcción interna. Montaje de la bancada central.
  • Octubre de 2014: curado, laminado exterior e interior del casco.
  • Noviembre de 2014: lijado y masillado final. Pintado. Pegatinas.
  • Diciembre de 2014: comprobaciones finales y primeras pruebas de navegación en bañera.[/box]