Un paciente con un coeficiente intelectual inferior a 70 que recibe tratamiento con homeopatía mejora su condición en un 96%, según un estudio publicado hoy en el United States National Institutes of Health y del que se ha hecho eco el Ministerio de Sanidad.

Los expertos aseguran que un avance de estas características supondrá una revolución para el tratamiento de enfermedades en personas “de inteligencia discreta”, lo que, según el Gobierno, incluye “a casi todos los españoles, o eso creemos”.

“Es una suerte que estos últimos años hayamos comprobado que, como país, no somos muy listos, porque esto quiere decir que, salvo excepciones, la homeopatía puede ser una solución muy efectiva para todos”, ha señalado Ana Mato, ministra de Sanidad.

El cuerpo de los poco inteligentes es distinto y responde mejor a estos tratamientos

A partir de ahora, lo ideal, según el Ministerio, será que “los más inteligentes continúen usando los medicamentos tradicionales y los otros, la mayoría, optemos por la homeopatía, dado que nuestro cuerpo responde mejor a ésta”. Según la ministra, “no es una tontería” pensar que “distintas personas, con cuerpos y mentes y creencias distintas, requieran efectivamente distintos tratamientos” porque “cada cual es como es y sabe lo suyo”.

El estudio ha contado con una muestra de 1.786 pacientes, la mitad de ellos con un CI inferior a 70. A ambos grupos se les administró homeopatía. Los pacientes más tontos aseguraron, entre toses, encontrarse mucho mejor. “Algo hace”, afirmaban entre convulsiones. Según el estudio, los más inteligentes no solo no notaron mejoría sino que, en alguna ocasión, intentaron arañar a los investigadores con las uñas.

Durante el proceso de investigación, se dieron 23 fallecimientos “pero fue porque dejamos un bote de lejía abierto y en el grupo de estudio había gente que no…”, explican sus responsables.