El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ha obtenido hoy un permiso penitenciario para ir a recoger la cesta de Navidad de Bankia “y aprovechar también para revisar el correo, hablar con la gente y ver cómo va todo”, en palabras de su abogado, Carlos Aguilar.

“El jamón del año pasado era todo grasa”, ha insistido

Blesa ha abandonado hace una hora las dependencias de la cárcel de Soto del Real (Madrid) subiendo a bordo de un Audi A8 con los cristales tintados en dirección a la sede principal de Bankia, en cuya sala de juntas se encuentran todas las cestas de los directivos. “Ha ido levantado las cestas y se ha quedado con la que pesaba más”, ha explicado un trabajador de la entidad.

“El jamón este año a ver qué tal”, ha dicho el recluso, recordando que “el del año pasado era todo grasa”.

También se ha comprometido a compartir los productos de la cesta con sus compañeros de la cárcel “porque si esperamos a que en Soto del Real nos den cesta, estamos apañados. He propuesto una cena de empresa de presos y aún espero respuesta”, se ha quejado.

Miguel Blesa ha admitido que “me ha hecho ilusión regresar al banco”, pero ha asegurado que “no volvería porque no estoy hecho para estar mucho tiempo encerrado en una oficina, estoy bien como estoy”.

Una vez recogida su cesta de Navidad, Blesa ha regresado al centro penitenciario “porque tengo un par de reuniones con Nelson y el colmillos”.