Hasán Rouhaní, presidente de la República Islámica de Irán, ha enviado una carta al Gobierno español en la que agradece “los enormes avances alcanzados con la reforma de la ley del aborto, que contribuyen a acercar posiciones y unir fuerzas”.

El líder iraní se refiere al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, como خواهي نخواهي (“Sirviente del Más Alto”), y le felicita por una reforma que describe como “un pequeño paso para el hombre” que sitúa España “en la dirección correcta”.

“Bien, vamos bien”, dice Rouhaní

Rouhaní cree que el Ejecutivo de Mariano Rajoy debe “aprovechar esta senda iniciada” para proseguir con más reformas: propone, por ejemplo, una nueva ley que prohíba la salida del país de las mujeres solteras de menos de 40 años sin la autorización de sus padres o hermanos. Una ley que Irán está aplicando “sin que me hayan llegado quejas”, admite.

Pero el presidente de Irán va un poco más allá y abre la puerta a un futuro “acuerdo de colaboración” con España que permitiría “importar piedras de la magnífica región del País Vasco para lapidar mujeres en nuestro país”.

También se presta a establecer un sistema de intercambio para que los agentes de la policía antidisturbios puedan hacer cursos de perfeccionamiento en el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica.

“Tenemos que vernos más”

En un plano más personal, Hasán Rouhaní sugiere a Mariano Rajoy “estrechar lazos y quedar de vez en cuando para charlar, rezar o ir a putas”.

Explica que las reuniones del Consejo de Guardianes son “de mucha guasa” y que “el que asiste a ellas siempre quiere repetir”.

En la carta, además, adjunta un ejemplar del Sagrado Corán, que espera se convierta muy pronto “en la nueva Constitución española”.