Ana Botella ha sido relegada hoy de sus funciones en el Ayuntamiento de Madrid. Su lugar ha sido ocupado esta misma mañana por una rata de dos kilos de peso que asumirá la alcaldía de la capital junto a un nutrido equipo de roedores expertos en mantener el orden en los bajos fondos.

La nueva rata alcaldesa, de bajo perfil político, ha jurado esta mañana el cargo tras una votación en la que ha logrado los 31 votos del propio Partido Popular pero también los de PSOE, IU y UPyD, que han considerado que “peor que lo que teníamos no puede ser”.

Luciendo el collar y el bastón de mando ornamentales, la rata ha merecido el aplauso de todos los asistentes a la ceremonia, que ha traído cola.

El roedor será el sexto bicho al frente del Ayuntamiento tras el regreso de la democracia y se ha ganado el apoyo de numerosos simpatizantes por la habilidad que ha demostrado al moverse entre las toneladas de basura que inundan las calles de Madrid desde el inicio de la huelga de los servicios de limpieza.

“Ella misma se ha estado comiendo la basura arrojada a las calles. Más entrega no se puede tener”, comentaban algunos de sus compañeros en el consistorio.

Fue ratificada tercera teniente de alcalde en 2011

En 2007, la rata logró colarse en la lista del PP para el Ayuntamiento de Madrid y ha estado ocupando inadvertidamente varios puestos de responsabilidad. En junio de 2011 fue ratificada como tercera teniente de alcalde.

Aunque se desconoce qué estrategia de gobierno seguirá, se sabe que esta rata de dos kilos tiene previsto ahorrar miles de euros de los contribuyentes al suprimir definitivamente todas las líneas del metro de Madrid. Aparte del argumento económico, el animal considera que este medio de transporte es inadmisible porque provoca cada año cientos de muertes de roedores en el subsuelo de la ciudad.