Un niño valorado en cinco mil euros ha caído al suelo esta mañana en el colegio José Vélez de Móstoles (Madrid) sufriendo varios rasguños en la rodilla derecha. La criatura, de seis años de edad y elevado valor sentimental, es el más reciente de los tres que integran la descendencia de los García-Rodillo, uno de los matrimonios más representativos de la familia contemporánea española.

Ya ha sido devuelto a su posición original

El centro escolar ha emitido un comunicado en el que asegura que se han tomado “las medidas oportunas para preservar la criatura” y ha informado a los propietarios de lo sucedido. “En estos momentos se están elaborando los informes técnicos y científicos preceptivos para solventar los efectos del incidente”, añade el comunicado.

El pequeño ha sido definido como “una buena pieza” por parte del personal experto, que ha querido quitar hierro a lo ocurrido recalcando que “el niño ya ha sido devuelto a su posición original, se tiene en pie y no presenta más que algún desperfecto a nivel superficial”.

El colegio aloja a más de cuatrocientos niños contemporáneos, muchos de los cuales requieren especial cuidado. Por este motivo, sus propietarios han exigido un mayor control por parte de los responsables del centro, por mucho que éstos recalquen el “buen estado de conservación” del conjunto de las criaturas.

“En la última exposición itinerante a Isla Fantasía, varios niños se mojaron porque empezó a llover y no estaban a cubierto”, revela la responsable de Sheila, una niña de pelo rubio sobre rostro pecoso que data de 2008 y cuyo valor supera los ocho mil quinientos euros “e incluso diez veces más dinero en el mercado negro”, subraya la propietaria.

La dirección del centro recuerda que, cuando los niños son sacados del colegio, sus responsables firman un documento en el que asumen los riesgos inherentes a la operación.