La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha decidido burlar la huelga de trabajadores de la limpieza de la capital recurriendo a su propia asistenta.

“La ciudad lleva siete días sin limpiar y esto a mí me pone muy nerviosa, porque la gente lo deja todo por ahí tirado y no quiero ni pensar en la imagen que damos a las visitas. Y claro, al final ves que te tienes que sacrificar poniendo recursos de tu propio bolsillo”, ha admitido Botella, que pagará veinte euros más al mes a María Carmen, profesional de la limpieza doméstica, para que mantenga Madrid en condiciones. “Insisto en que es dinero de mi bolsillo”, ha remarcado.

“Es muy discreta y también te cocina”, promete la alcaldesa

La mujer, de origen ecuatoriano, ha recibido ya las llaves de la ciudad en un acto oficial para que se pase los lunes, miércoles y viernes. “Ella me conoce y sabe muy bien cómo quiero que esté todo”, ha explicado la alcaldesa, que desearía que la ecuatoriana viniera más días “pero no puede ser porque entonces me tendría que buscar a otra para mi casa, y no tengo tiempo”.

María Carmen, conocida en casa de los Aznar como “la tata”, tiene amplia experiencia en labores de limpieza y es, según Ana Botella, “de plena confianza”. La alcaldesa recomienda, eso sí, que los encargados de los bares “dejen marcas en las botellas porque yo creo que a veces le da al morapio, pero bueno, compensa porque es buena gente y muy discreta”.

Luciendo una cofia oficial del Ayuntamiento de Madrid diseñada especialmente para ella, María Carmen ha empezado esta misma mañana a barrer la zona de La Latina. Para ello, ha pedido a los ciudadanos que abandonen el barrio veinte minutos “porque no me gusta que haya gente mientras hago la faena”.