Varios efectivos del cuerpo de bomberos de la localidad escocesa de Lockerbie han logrado rescatar a un tío enrollado esta mañana tras horas de forcejeo.

“Estoy de puta madre, de verdad”, insistía

“Estoy bien, la mar de bien, tíos. Os invitaría a algo, pero con la cabeza aquí metida lo tengo difícil”, insistía el tío enrollado, que no quería que los bomberos se molestaran en ayudarle. “De verdad, podéis abrir la nevera y coger lo que queráis. Un refresco, una cerveza. Está de puta madre lo que hacéis por la gente”, repetía.

El tío enrollado apartaba con los pies a los agentes, asegurando que le sabía mal que tuvieran que hacer fuerza para rescatarlo. “De verdad que estoy bien así, deberíais echar un cable a otros que están peor. Hay aceitunas en el cajón de la derecha de la cocina. Y creo que patatas fritas también me quedan”, informaba el joven.

Finalmente, a media mañana, los bomberos han logrado desenrollar al tío enrollado, que ya en pie y en perfectas condiciones los ha echado de su casa arrebatándoles las latas de cerveza que previamente les había ofrecido.

Ahora, las autoridades van detrás de la chica con la que se enrolló la víctima, con quien mantenía una relación sentimental.