Un grupo de encapuchados ha irrumpido esta madrugada en la celda del extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, llevándose varios deportivos de lujo, antigüedades y joyas valoradas en más de 600 mil euros.

Bárcenas reforzará su celda con vallas electrificadas

Los servicios de seguridad de la prisión de Soto del Real no llegaron a tiempo para detener a los asaltantes, que no agredieron a Bárcenas porque éste no opuso resistencia alguna al encontrarse profundamente dormido. No advirtió el asalto hasta que el último de los delincuentes abandonó la celda dando un portazo y despertando al “yorkshire terrier” del extesorero, que lamió las mejillas de su dueño para avisarle de que algo no iba bien.

Luis Bárcenas ordenó inmediatamente un rastreo intensivo de todo el perímetro del centro penitenciario, pero los ladrones ya se encontraban lejos de la zona. “Huyeron con los coches del señorito a gran velocidad y les perdimos el rastro”, explica uno de los guardias.

Ahora, la víctima se encuentra reunida con los máximos responsables de la prisión para analizar qué falló y depurar responsabilidades. “Ha tenido que ser alguien de fuera porque aquí solo hay gente de confianza, nadie se arriesgaría a atentar contra don Luis”, argumenta Diego Ronsaco, director de la cárcel.

El abogado de Luis Bárcenas ha insinuado esta mañana que el Estado deberá responder por las pérdidas que ha ocasionado el asalto a su representado. “Don Luis se encuentra alojado en una institución estatal, que es responsable de los robos y agresiones que en ella se produzcan. Bastante ha sufrido mi cliente con el embargo de sus cuentas y bienes”, ha dicho.

Los delincuentes, en búsqueda y captura, se enfrentan a penas de más de cien años de perdón.