Lacasita, la célebre oveja cuyas heces comercializaba la empresa española Lacasa, ha fallecido esta madrugada depositando sus últimos cinco “conguitos” en la cadena de envasado de la fábrica situada en Zaragoza.

Muchos niños están hechos mierda por la noticia

Enfermo desde hacía dos años, el animal no dejó de defecar ni un solo día de su vida y, de hecho, algunas asociaciones en defensa de los derechos de los animales denuncian que sus propietarios prolongaron su agonía innecesariamente y le negaron tratamientos que podían alterar el sabor de las heces. “Sus productos estaban manchados por la explotación animal”, ha sentenciado hoy Dolores Parmalat, portavoz en España de la protectora PETA.

“Fuimos pioneros a finales de los ochenta, cuando nadie se atrevía aún a vender mierda a los niños”, explica uno de los responsables de Lacasa, recordando el famoso eufemismo “cubiertos de chocolate, rellenos de cacahué” que pasó también a la historia de la publicidad en España.

Numerosas personalidades del mundo de la cultura han lamentado la pérdida de Lacasita. Entre ellas, la vaca que ríe, que ha protagonizado un emotivo minuto de silencio esta mañana. La cantante Tina Turner, que sigue viva, también ha mostrado sus condolencias.

“Deberíamos haberla clonado pero ya es demasiado tarde. Vaya mierda”, ha confesado el propietario de la firma mientras mostraba a la prensa, con las manos manchadas, el blando testamento de su empleado más querido.