Rosendo Pascual, delegado de la Agencia Tributaria en Baleares, ha logrado superarse a sí mismo esta mañana formando una cadena de clips de oficina de ocho metros de longitud, dejando muy atrás el récord anterior de 2012.

“Esto es lo más grande que ha pasado aquí en años”, exclamaba Pascual, que lleva más de un año peleándose con el Departamento de Suministros para que le faciliten clips de oficina “de colores variados, porque si son todos metálicos la cadena es sosa y no luce”.

Es un ejemplo de superación para el resto de funcionarios

El entusiasmo de este funcionario por las cadenas de clips le viene de la época del colegio, cuando ya sorprendió a sus compañeros con cadenas de dos o tres metros de longitud. “Crear una cadena que superara varias veces mi estatura: este era mi reto desde siempre, desde que era un crío”, admite.

Rosendo pone tanto empeño en su afición que ha acabado contagiando a sus colegas de oficina, cuyas cadenas de clips no alcanzan aún la espectacularidad de las suyas “pero hay mucho camino por recorrer y también mucha competencia, porque otras delegaciones de la Agencia Tributaria se están poniendo las pilas con este tema, que me lo han chivado”, informa el delegado.

Tanto él como sus compañeros consideran que la Administración debería ofrecer cursos gratuitos para perfeccionar la habilidad de los funcionarios “o al menos dedicar más dinero al material de oficina, porque pronto nos quedaremos cortos de clips”, insiste Rosendo.

Se forman colas de contribuyentes también muy largas

“La expectación de la gente es increíble: mira cuántas personas hay aquí esperando frente al mostrador. Todas quieren ver hasta dónde podemos llegar con esto de las cadenas”, explica una de las funcionarias que intenta calmar la impaciencia de los supuestos fans.

“Llevo cuatro horas haciendo cola solo para que me firmen un certificado que necesito para cobrar mi nómina del mes pasado. Los clips me la sudan y, si pudiera, les haría tragar esas putas cadenas a estos tarados”, declara uno de los ciudadanos que esperan en la delegación.