Un fontanero italiano ha saltado esta mañana encima de una tortuga provocándole la muerte, según ha asegurado un niño que ha llamado a las autoridades locales.

Cuando éstas han hecho acto de presencia en el domicilio, ya no había rastro del agresor ni del animal, pero el crío lo ha grabado todo y ha cedido la cinta a los agentes.

“Por lo que se ve en el vídeo, el caparazón del animal ha seguido rebotando por doquier después de que el fontanero le saltara encima, así que el golpe habrá sido de una fuerza descomunal”, admite uno de los agentes.

El retrato robot que ha hecho el niño y la grabación confirman que se trata de un hombre bajito, de complexión fuerte y con bigote. “El crío estaba solo en casa jugando a la consola y nadie había llamado a un fontanero, así que no sabemos qué hacía allí. Lo de la tortuga aún es más raro”, dice la policía.

Además, en Internet se han encontrado más vídeos del sospechoso en acción, chafando plantas y descolgando banderas de los postes. “En algunos aparece disfrazado de mapache para despistar, pero sin duda es la misma persona”, revelan las autoridades.

La investigación apunta a un profesional de la fontanería llamado Mario, en paradero desconocido. Su hermano Luigi, también fontanero, admite que el sospechoso “toma setas de vez en cuando y se crece”.

Al parecer, en casa del niño han desaparecido varias monedas de oro.