El actor Ben Affleck ha anunciado hoy que se retira definitivamente del mundo del cine para asumir “una responsabilidad de mayor alcance cuya naturaleza no puedo especificar”.

Affleck se ha resistido a las preguntas de los periodistas, mostrándose ambiguo en todo momento, y solo ha accedido a detallar que su nueva labor se realizará “durante la noche, con sigilo”.

El californiano, de 41 años, está buscando una mansión de estilo gótico pero insiste en que “no es que vaya a retirarme y ya está, de hecho tendré mucho más trabajo que ahora”.

Ha declarado también que tiene la intención de celebrar fiestas con la alta sociedad, pero al mismo tiempo ha lamentado que “cuando digo esto parece que lo esté dejando todo para vivir la vida padre, y me da rabia porque no es eso, joder, es todo lo contrario, pero no os lo puedo explicar. Qué mierda, coño”.

Affleck ha ofrecido a su representante que sea su mayordomo “en esta nueva vida que empiezo desde hoy”, pero ha reconocido que la oferta ha sido tomada como un insulto “porque no se lo he sabido explicar bien”.

Cuando un reportero le ha preguntado directamente si sería el guardia de seguridad nocturno de la mansión de algún apoderado, el exactor ha estallado: “¿Pero cómo voy a dejar el cine para meterme a segurata? ¿Estamos tontos? ¡Que me voy a hacer de Batman, coño! ¡Ala, ya está! ¡Ya me lo habéis hecho decir! Sois todos unos hijos de puta”, ha exclamado justo antes de abandonar la sala de prensa saltando por la ventana y rompiéndose tres costillas.