Un año después de haber descubierto la partícula de Dios, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) ha logrado detectar al Papa Francisco en un experimento en el que ha alcanzado energías de hasta 9 TeV por haz.

A las diez de la mañana, Su Santidad ha salido por su propio pie del aparato tras recorrer el túnel de 27 kilómetros de circunferencia que conforma el acelerador. Luego ha aprovechado para bendecir el experimento y felicitar a los científicos por su hazaña.

Para la segunda venida de Cristo se requiere una potencia mucho mayor

“Ahora sabemos que uno de los constituyentes elementales de la materia pesa 69 kilos y es argentino, pero seguiremos investigando al margen de presupuestos religiosos”, ha aclarado un portavoz del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN).

Pese a la prudencia de los científicos, los medios de comunicación no han tardado en referirse a la nueva partícula descubierta como “Papa Francisco” y en aventurar posibles relaciones entre el origen del universo y la doctrina de la Iglesia católica.

“Lo correcto es referirse a partículas elementales, aunque la que acabemos de descubrir sea Francisco I. Lo importante no es su cargo o profesión, sino el hecho de que su existencia ayuda a explicar el origen de la masa”, reiteran los expertos.

El Sumo Pontífice permanecerá en Ginebra unas horas más para recuperarse tras el experimento y ya ha adelantado que el origen de la masa no hay que buscarlo en él mismo sino en el mensaje de Cristo. “Que sigan jugando con el aparato si quieren, pero esto es lo que hay”, ha sentenciado.

Los investigadores insisten en que “hay que atender a los resultados científicos y no a las opiniones personales de una partícula elemental”.