“Tira, tira de ahí. Es buen género”, insiste Marifé Felacio a los periodistas que la entrevistan en El Corte Inglés de la calle Preciados, en Madrid.

Esta ama de casa de 61 años, experta en comprar en las rebajas, se ha hecho este año con su mayor botín: seis millones de jerséis de entretiempo de la talla XL que le han salido por el precio de cuatro millones. “Era un chollo”, sentencia la mujer, que ha invertido más presupuesto del que tenía previsto “porque era ahora o nunca”.

“El color no me gusta”, dice su hijo

Moviéndose con dificultad sobre la montaña de prendas que ahora le pertenece, la madrileña no quita ojo a la mercancía. “Niña, aparta las manos de ahí que te he visto”, le grita a una redactora. “Tengo todos los jerséis controlados. Este es el 56.903. A mí no me roba nadie”, dice.

Felacio confiesa que las rebajas de este verano han sido especialmente duras: “Con la crisis la gente va a por todas. Una señora ha empezado a tirar de dos millones de jerséis para llevárselos y yo venga a empujar para el otro lado. Con los tirones, se han ensanchado 700 mangas, pero esto en la lavadora encoge”, explica.

“Ya he recibido ofertas por la recompra de tres millones de jerséis, pero los he comprado para mí. Para que se los pongan mis hijos”, aclara la compradora, que lamenta que a su hijo mayor no le convenza el color de los jerséis “pero se los va a poner igual, ya me encargaré yo”.

Marifé reconoce que tendrá que alquilar un almacén para guardar toda la mercancía “hasta que no haya hecho hueco en el armario, que mi marido tiene mucha ropa que no se pone y se la voy a tirar”. Pese al coste del almacenaje, la mujer cree que la operación ha sido un éxito.

“Es, con diferencia, la mayor comanda que hemos servido. Con esto, salvamos el año”, admite un responsable de ventas de El Corte Inglés.

En estos momentos, Marifé Felacio está esperando a su marido, que viene de su casa con el coche para transportar los seis millones de jerséis. “Suerte que nos compramos una monovolúmen porque esto en el Twingo no te cabe”, argumenta Marifé.