Diciendo que quería “leerlo con calma”, Juan Astier, CEO de una empresa de publicidad, ordenó a su secretaria que le imprimiera un email para tenerlo en papel, según han informado fuentes de la agencia de publicidad IPG.

Tras leerlo durante unos minutos, el ejecutivo pidió a la misma secretaria que lo escaneara para tener una copia digital del mensaje “porque el papel luego se pierde y hay que tenerlo todo informatizado”.

“Es demencial, tenía el email delante”, ha explicado a la prensa la secretaria, sumamente confusa. “¿Por qué no podía leerlo directamente en la pantalla? ¿Qué se lo impedía? Mira, es que no llega ni a media página”, ha añadido.

Tras disponer del PDF que contiene el email impreso y posteriormente escaneado, el ejecutivo ha pedido a la secretaria que se lo envíe vía email “para poder leerlo en el iPad con calma”. 

Al cierre de la edición, Astier ha ordenado a su secretaria que le transcriba el email a Word. “El documento escaneado está en PDF y no se puede seleccionar texto; lo quiero todo en Word que es más versátil y moderno. Al fin y al cabo, somos una empresa nativa digital y hay que ir adaptándose a esta nueva realidad, que es el presente, no el futuro”.