La cadena árabe Al Yazira ha filtrado hoy las últimas voluntades de Osama Bin Laden, que figuran en un documento manuscrito que el líder de Al Qaeda entregó a sus allegados antes de ser eliminado por las fuerzas estadounidenses el 2 de mayo de 2011.

Creía que era un sueño irrealizable

Meses antes de ser abatido, el terrorista pidió que, tras su muerte, su cuerpo fuera rematado a balazos y que luego lo arrojaran al mar en una bolsa.

“Su mayor miedo era recibir un funeral al estilo occidental. Quería fundirse con las profundidades oceánicas y que su cuerpo acribillado reflejara la grandeza de su lucha”, informa Al Yazira.

En el manuscrito, Bin Laden confiesa también que su mayor ilusión sería “que me dejaran caer al mar desde un helicóptero Black Hawk de esos tan impresionantes, pero sé que es pedir demasiado porque solo nuestro enemigo dispone de ellos y es imposible hacerse con uno. Pero estaría genial y, qué demonios, soñar es gratis”.