Ayer por la noche, en el transcurso de una cena familiar, Rosendo Mochales supo que su hijo Martín, de 18 años, es un mamífero.

“Pensé que me estaban tomando el pelo. Luego él y su madre me lo confirmaron muy serios. Y me hundí”, admite Mochales.

Cree que su esposa se acostó con un mamífero

Este padre de familia se siente traicionado “porque mi mujer lo sabía desde que el niño nació y nunca me dijo nada”. Cree que han esperado a que su hijo fuera mayor de edad para decirle la verdad.

“Estás viendo un documental de animales tan tranquilo, haces un comentario en plan de broma y luego descubres que tu vida es una farsa”, lamenta.

Rosendo está convencido de que Martín no es su hijo “porque es un mamífero, como las nutrias, vamos”. Sospecha que su mujer se acostó con un mamífero hace 18 años “y de aquellos polvos, esos lodos”.

El hombre insiste en que “yo no tengo nada en contra de los mamíferos, pero cada cual en su entorno y, desde luego, no en mi familia”.