El Rey ha sido operado esta madrugada en Madrid de una fractura en tres fragmentos de la cadera derecha que se produjo por una caída accidental durante un viaje privado a Botsuana, el primero tras su última operación.

Le faltó tiempo para volver a las andadas

Don Juan Carlos participaba en una cacería de elefantes que se organizó para celebrar su mejoría. Por la noche, sufrió un resbalón ante la incredulidad de todos los presentes, asombrados por la mala fortuna de Su Majestad. Trasladado de urgencia a Madrid, el Rey ha sido intervenido en el Hospital San José, donde le será implantada otra vez una prótesis de cadera.

El doctor Ángel Villamor, que ha llevado a cabo la intervención, es el mismo médico que ya operó al monarca el pasado mes de marzo. “Su lesión se puede corregir pero su conducta, desde luego, no. Dijo que no volvería a cazar y, cuando se ha visto con fuerzas, le ha faltado tiempo para volver a las andadas. La verdad es que es un pieza”, ha declarado el médico esta mañana.

Fuentes cercanas a la Casa Real aseguran que don Juan Carlos no dejaba de pedir perdón mientras era trasladado de urgencia al centro hospitalario, intentando hasta el último momento caminar por su propio pie y pidiendo que se hiciera lo posible para que los españoles, a quienes pidió disculpas hace un año, no se enteraran de los sucedido.

Finalmente, se ha optado por no esconder lo ocurrido y el Palacio de la Zarzuela ha emitido un comunicado expresando que “Su Majestad el Rey asumirá las consecuencias de sus actos cuando esté nuevamente recuperado y sea capaz de dar explicaciones públicamente”.