El brutal recorte de la financiación sanitaria en España, y la consiguiente degradación de la calidad asistencial, han obligado al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a activar una campaña para mejorar su imagen pública y “despertar la empatía del ciudadano”.

Las protestas aumentan los problemas cardiovasculares de Ana Mato

La acción publicitaria, que ha costado 286.524 euros, muestra imágenes reales de empleados de la sanidad pública protestando frente al Ministerio mientras una voz en off explica que “aguantar diariamente vuestros gritos y vuestros pitidos nos provoca estrés, ansiedad y problemas cardiovasculares”.

Con el lema “Me duele más a mí que a ti”, la campaña se centra en la propia ministra Ana Mato, que aparece en imágenes en blanco y negro tapándose los oídos y visiblemente alterada por el estruendo de las protestas que llega hasta su despacho.

“Carmen, por favor, tráeme una aspirina o algo, no aguanto más”, dice la ministra a su secretaria personal, que responde “va usted a enfermar, señora”.

Ana Mato se niega a abandonar el ministerio pese a su malestar, insistiendo en que “la solución a todo esto está en mis manos, pero ellos no me dejan pensar con claridad. ¿Viene ese Gelocatil, Carmen?”.

El anuncio termina con una durísima escena en casa de la ministra: uno de sus tres hijos le pregunta “Mami, ¿por qué te odian?”, y la madre, sintiéndose acorralada, abraza fuertemente al crío en su sofá de estilo Chesterfield mientras la imagen funde a negro.