Felipe de Borbón, Príncipe de Asturias, ha reaccionado hoy con amargura al saberse que el director de cine austriaco-alemán Michael Haneke ha ganado el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2013.

“Su última peli va de una vieja que le da un chungo”, ha comentado a su entorno inmediato, quejándose porque “ahora me toca verla para luego poder comentar algo y decirle al Haneke este lo bien que está y aguantar luego su chapa sobre los valores, la muerte y toda la polla”.

Critica que el jurado “siempre dé cera a viejales”

El hijo del rey lleva presidiendo la ceremonia de entrega de este galardón desde hace muchos años y considera que el jurado siempre reconoce la labor de “peña intensita y bastante coñazo”.

“¡Amos no me jodas!” ha exclamado al leer en el periódico que el jurado premiaba a Haneke por “iluminar y diseccionar con deslumbrante maestría aspectos sombríos de la existencia”. Luego ha iniciado una búsqueda en YouTube “por si acaso alguien ha subido la peli esta, porque si encima me la tengo que comprar, manda cojones”.

El Príncipe de Asturias ha reiterado que “no me van este tipo de pelis” y confiesa que se siente, además, un poco “vacilado” porque, al fin y al cabo, dice, “los premios estos llevan mi nombre y nunca se ha premiado a alguien que me gustara de verdad”.

Felipe de Borbón y Grecia argumenta que “tampoco se rompería España” si el próximo premiado fuera, por ejemplo, el actor Steven Seagal “porque a mí me molan las pelis de hostiazos y a mi padre igual, y estaría guay premiarlas aunque luego lo compensáramos dándole cera a un viejo de estos también, que no digo que no se tenga que hacer, pero vamos, que todo el rato lo mismo es una mierda”.