Abandonados a su suerte por sus respectivos medios y descubiertos esta mañana por una señora de la limpieza, 35 periodistas siguen en este momento cubriendo la rueda de prensa que inició ayer por la mañana el presidente del Gobierno.

Desde hace más de 20 horas, la comparecencia consiste únicamente en el logo del DVD cambiando de color y golpeando las paredes de la pantalla mediante la que habló Mariano Rajoy a la nación y de la cual los redactores no han apartado la vista en ningún momento.

“Los he descubierto ahí, en la sala de prensa, mirando la pantalla y apuntando cosas en sus libretas”, explica Marisa, trabajadora de la empresa que se encarga de limpiar la sede del PP. “Si no llego a entrar, aún estarían allí, ha sido una suerte”. La mujer ha sido la primera persona en atenderles y ofrecerles un café. Luego les ha sugerido que se fueran a casa para poder limpiar la sala.

Las diversas redacciones que enviaron a los periodistas a cubrir la rueda de prensa lamentan lo sucedido. “Estuvimos siguiendo a Rajoy por televisión o en ‘streaming’ e hicimos los correspondientes artículos, así que se nos olvidó completamente que habíamos enviado a alguien a la sede del PP. Un despiste”, ha comentado a El Mundo Today el jefe de redacción de un diario nacional.

Los periodistas han sido desalojados y han vuelto a sus respectivas redacciones a lo largo de esta misma mañana, aunque algunos se han resistido a marcharse por miedo a perder algún detalle informativamente relevante. Según han informado, han estado muy atentos a todo, rompiendo en aplausos cada vez que el logo tocaba una de las esquinas.

“Tengo un artículo en el que explico en un par de párrafos lo que dijo el presidente sobre el futuro económico del país y luego 35 páginas describiendo detalladamente todos y cada uno de los movimientos del logo en la pantalla y sus cambios de color. Estoy a punto de descubrir un patrón en los mismos, así que creo que aún me quedaré un rato más porque podría descubrir algo gordo”, ha declarado uno de los periodistas, visiblemente cansado y resistiéndose a marcharse. “¿Por qué siempre que está en color verde cambia a fucsia o a rojo pero nunca a azul? ¿Qué demonios quiere decir eso?”.

“¡Nooo!”, ha gritado cuando un operario ha apagado el televisor, ocultando el logo del DVD, al que el redactor ha estado mirando durante casi 24 horas seguidas. Luego, ha guardado apresuradamente en su cartera una gran cantidad de papeles con cálculos matemáticos, esquemas y líneas con los que, presuntamente, ha conseguido descifrar la pauta de movimientos y cambios de color del logo. “Aquí detrás se esconde algo y yo, como periodista, voy a descubrirlo”, insistía mientras era atendido por los servicios médicos.