El juguete roto regresa con las pilas cargadas

Han pasado más de veinte años desde el estreno de “Solo en casa 2” pero el pequeño Kevin McAllister sigue con ganas de quedarse solo en casa, esta vez para autocompadecerse y gritar incoherencias al televisor completamente borracho.

Habiendo dejado atrás el éxito internacional y olvidado por los suyos, el actor Macaulay Culkin sorprende ahora con una película de bajo coste filmada con su propio pulso tembloroso, empleando una webcam de veinte dólares a la que grita toda clase de improperios.

Al final resulta que no era buena idea quedarse solo

“El verdadero peligro de quedarse solo en casa ya no son los ladrones, sino el propio protagonista. Se pasa toda la película escondiéndose de los servicios sociales, llamando a gritos a su camello de confianza y masturbándose sin ganas en Chatroulette”, explica la distribuidora en una nota de prensa.

Los niños que crecieron con el pequeño angelito rubio y se regocijaron con sus travesuras entenderán que el desafío a la autoridad paterna puede asomarnos, a la larga, a un abismo que nos aparte definitivamente de la sociedad. “Estar solo en casa puede resultar tentador, pero te enfrenta a tus propios demonios. Definitivamente, no era una buena idea”, insiste el comunicado.

La cinta llegó a manos de los ejecutivos de la Twentieth Century Fox vía FedEx, con una nota manuscrita del propio Culkin en la que podía leerse, entre manchas de alcohol, “Mirad lo que he grabado hijos de puta”.

La distribuidora pensó que la película era un brutal grito de auxilio más efectivo que cualquier campaña antidroga. “Tendrían que pasar esta película en todos los colegios. Y en todas las escuelas de actores”, sentencian los responsables de su comercialización.

Culkin, que sigue encerrado en su domicilio, no ha contestado las llamadas de los responsables de la promoción de la película, por lo que no se espera que acuda a su presentación. “Es mucho mejor así. Actor y personaje se han fundido en un único ser atormentado del que solo tendremos noticias en la gran pantalla”, concluye la distribuidora.

“Solo en casa… bebiendo” se estrenará en España el mes que viene en salas marginales donde acude la gente a tocarse y se comercializará también en un DVD de la marca Verbatim envuelto en una bolsa de plástico.

Lo mejor: La sobredosis de realidad.

Lo peor: Que no haya cameo de Michael Jackson.

Valoración El Mundo Today: ★★★★