Mauricio Camuñas, informático de 25 años, conoció ayer a la prima de un amigo suyo con la que, según confirma gente de su entorno, “ha ligado”. Camuñas, que insiste en quitar hierro al asunto “hasta que la relación no lleve un tiempo funcionando sin dar problemas”, admite que la chica es “maja” y “muy normal”.

La última mujer con la que habló era del 1004

El amor surgió a raíz de una conversación sobre “vídeos que molan de Internet”, y el propio Camuñas fue hábil sacando su tableta “Asus Eee Pad Transformer” para reproducir algunos de los vídeos de los que ella se declaraba fan. “Se reía mucho, nos lo pasamos muy bien. Nunca había hablado tanto tiempo con una chica que no fuera del 1004”, reconoce el informático.

Ya en el trabajo, los compañeros de Mauricio han empezado a arrojar sospechas sobre la relación. “¿Cómo sabemos que la chavala no ha hecho una apuesta?”, pregunta Gloria M., del departamento de administración. “No digo que Camuñas no pueda ligar con chicas, pero por su carácter es fácil que le tomen el pelo y me sabría mal”, añade.

Otros no descartan que la joven “necesite una revisión a fondo, pero de su ordenador”, insinuando que solo le interesa el informático para no tener que pagar una reparación.

Mauricio está convencido de que “ella no es de esas” y atribuye los rumores a la envidia. Aunque tímido, confirma que “ayer lo peté”.

Asimismo, el informático dice que ha hablado esta misma mañana por teléfono con su nuevo ligue, rememorando las risas del día anterior, y que es probable que vuelvan a quedar. “Me ha dicho de vernos esta tarde al salir del curro pero ya le explicado que acabo de crear un programa nuevo con Visual Basic, con base de datos y todo eso, y tengo que exportarlo y crear un solo archivo .exe para poderlo arrancar. Puede que me lleve unos días”, asegura Camuñas, que cree que ella “lo ha comprendido”.