El fabricante de pañuelos desechables Kleenex ha dado a conocer hoy su nuevo producto, que viene a cubrir una necesidad fundamental: la de limpiar todo aquello después de hacer lo otro.

Los nuevos pañuelos After Battle (“Después de la batalla”) evitarán que el consumidor tenga que emplear un mismo tipo de pañuelo para todo, práctica que muchas veces da pie a desagradables confusiones.

“En ocasiones, la mesita de noche se convierte en un campo minado de pañuelos usados. Todos tienen el mismo aspecto, pero unos llevan mocos y otros vienen con sorpresa”, admite Kleenex.

La marca considera que lo que hacías hasta ahora con los cojines o las sábanas era “una guarrada”. Por no hablar de aquella ocasión en la que se te acercó el perro de ella y aprovechaste para acariciarlo, pasándole el marrón al pobre animal.

No son un sustitutivo de la ducha

La Convención sobre los Derechos del Niño aprobada por Naciones Unidas se comprometió hace años a luchar contra el hábito, cada vez más extendido, de limpiar aquello con toallitas diseñadas para la higiene del culito de los bebés. Sin embargo, esta práctica no pudo erradicarse con campañas de concienciación. Se espera que estos nuevos pañuelos constituyan la alternativa definitiva a una costumbre “repulsiva y enferma”.

Pese a haberse diseñado teniendo en cuenta las características especiales de aquello, Kleenex insiste en que “estos nuevos pañuelos no vienen a sustituir una buena ducha, que nos conocemos”.

Calvin Klein presenta sus nuevos calzoncillos reversibles

Los pañuelos para limpiar aquello no son la única novedad reciente en el sector de la higiene íntima. La marca Calvin Klein, pensando en la necesidad de ahorrar en tiempos de crisis, ha creado unos calzoncillos que no tienen que lavarse después de cada uso. “Ya sabemos que no los lavabas ni nada, pero ahora no te molestará la costura cuando los lleves del revés”, aclara el fabricante.