Apple ya está trabajando en su nuevo proyecto, el reloj iWatch, capaz de seguir en tiempo real, vía streaming, los sesenta minutos que componen cada hora del día.

Según han informado a la agencia Bloomberg fuentes cercanas al proyecto, cientos de diseñadores, informáticos, ingenieros y especialistas en marketing componen el equipo que está trabajando intensamente en este nuevo producto, que pretende ser tan rompedor como lo fueron en su día el iPhone y el iPad.

“Que nuestras muñecas estén siempre conectadas al movimiento de rotación terrestre sin cables ni interrupciones parece ciencia ficción hoy en día, pero estamos muy cerca de lograrlo”, explica un portavoz de la empresa, que ha querido tranquilizar a quienes temen que acabemos dependiendo de un dispositivo conectado a Internet para saber si es de día o de noche.

“La respuesta a la pregunta ‘¿Qué tiempo hace hoy?’ seguirá estando en la nube”, ha precisado.

El tiempo estará en la nube

“Puede que ahora estemos llegando tarde a los sitios sin ni siquiera ser conscientes de ello. El iWatch supondrá un avance enorme y permitirá que no tengamos que esperar nunca más a nadie porque estarán todos los dispositivos sincronizados”, ha añadido el portavoz.

La interactividad será, de hecho, una de las principales bazas del aparato: “Cualquier usuario que disponga de una ID de Apple podrá compartir la hora con sus contactos, publicándola como estado en Facebook o bien en Twitter con mensajes del tipo ‘Son las 9:02, please RT'”, prometen desde Apple.

Las diferencias horarias: el gran desafío

La principal dificultad para el proyecto del iWatch es poner de acuerdo a todas las operadoras para que utilicen una misma red horaria. El dispositivo funciona con el sistema UTC-5 (Universal Time Coordinate) y solo tendrá cobertura en las regiones que sigan el mismo protocolo. “Hay países que están más atrasados en el tema horario y siguen utilizando protocolos UTC-3, por ejemplo”, se quejan los desarrolladores.

La compañía de la manzana ofrecerá dos versiones del nuevo iWatch, una para el horario de verano y otra para el de invierno. Los modelos más caros indicarán al usuario que no hace falta que corra para llegar a una cita, empleando un sistema que en España se llamará iTiempo.