Bienvenidos al gran supermercado del arte

El parisino Centro Pompidou ha decidido sustituir su última retrospectiva sobre Salvador Dalí por una completísima exposición que retrata las dinámicas actuales de la sociedad de consumo a través de sus principales iconos: bolsas de patatas fritas Lay’s, Tampax Pearl, yogures Activia, chocolate Nestlé Dessert y cientos de otros ejemplares que, expuestos en estantes convenientemente ordenados por temas, “incitan a una reflexión sobre los paisajes de la hipermodernidad”.

El nuevo director del centro artístico, Jêrome Franchis, es también el responsable de marketing de los supermercados Carrefour. Esta feliz coincidencia ha permitido que la colaboración entre la cadena de supermercados y el Pompidou fuera muy fluida. “El arte actual reflexiona sobre el consumo y nosotros nos dedicamos a él en cuerpo y alma. Era obvio que teníamos que fusionarnos y aunar esfuerzos”, argumenta Franchis, añadiendo que “Carrefour es nombre de artista”.

La muestra se titula “Carrefour: siempre al precio más bajo”

La nueva exposición, titulada “Carrefour: toujours au prix le plus bas” (“Carrefour: siempre al precio más bajo”), recrea al milímetro un establecimiento de la cadena de supermercados, con sus cajeros y reponedores, convirtiendo al visitante en un cliente de su tiempo que puede comprar la obra expuesta, participando así en esta gran “performance” a precios reducidos.

El comisario de la muestra, con más de diez años de experiencia al frente de supermercados, ha logrado convertir las salas de exposición del Pompidou en secciones de lácteos, verduras, congelados o droguería. “Hemos cambiado el color de las paredes, el suelo e incluso los ambientadores. Todo con el fin de que el visitante se sienta como en un Carrefour”, insiste Franchis.

Aunque algunos expertos describen la exposición como “la apertura de un hipermercado normal y corriente donde antes había un centro artístico con obras de primera magnitud que eran patrimonio de todos”, los nuevos responsables del centro, inaugurado en 1977, no dejan de recalcar que “en los rótulos de la exposición sigue saliendo el logo del Pompidou, porque todo esto que hemos montado se llama Carrefour Pompidou y tiene una intención artística. El interés comercial está solamente en tanto que reflexión sobre los rituales de consumo y, por lo tanto, es un medio para el arte y no un fin en sí mismo”. Los otros centros de la cadena, en cambio, “no están dirigidos a los amantes del arte sino a los clientes que hacen su compra diaria o semanal”.

Si esta experiencia radical de mecenazgo artístico funciona, la exposición podría llegar también al Reina Sofía de Madrid o al Macba de Barcelona, “respetando los precios de Carrefour España y con las mismas ofertas”. De momento, el catálogo de la muestra puede adquirirse en cualquier supermercado de la marca francesa sin coste alguno.

Lo mejor: Las obras expuestas se entienden a la primera.

Lo peor: No hacen descuento con carné de estudiante, solo con tarjeta Carrefour.

Valoración El Mundo Today: ★★★★