Una embarcación de la organización ecologista Greenpeace ha sufrido una avería esta mañana mientras perseguía a un petrolero chipriota, generando un vertido de aceite y fuel entre las islas de Gran Canaria y Fuerteventura. La Autoridad Portuaria de Las Palmas ha activado el Plan de Intervención por Contaminación Marítima Accidental (PICMA) y recomienda a los ciudadanos que no se bañen en las playas de la costa afectada hasta que no hayan terminado las tareas de limpieza, que podrían prolongarse hasta el próximo jueves.

El material de sus pancartas es muy contaminante

Greenpeace acumula ya numerosos incidentes relacionados con pérdidas de combustible en sus zodiacs desde que decidió incrementar la frecuencia de sus actos de protesta hace más de un año. La Agencia Europea de Medioambiente ha amenazado varias veces a la organización con sanciones y ha pedido a sus responsables que prohiban el uso de pancartas hechas con materiales plásticos altamente contaminantes.

En la bahía de Algeciras, diez activistas, también a bordo de una zodiac, pintaron hace tres meses el mensaje “España contamina” en el casco de un barco y emplearon para ello una tinta permanente muy tóxica fabricada por niños explotados de Bangladesh, muchos de los cuales desarrollan patologías asociadas directamente a la manipulación de este tipo de sustancias. Greenpeace considera que son incidentes aislados y no tiene intención de ceder a las presiones: “El verdadero problema son las plantas petrolíferas que nos suministran el combustible para las zodiacs que luego provocan estos vertidos”, ha declarado un portavoz de los ecologistas.

Activistas de WWF amenazan a Greenpeace

Miembros de la organización ecologista WWF (World Wildlife Fund) han rodeado con sus quads a los tripulantes de la zodiac averiada en aguas canarias cuando éstos han llegado a tierra. Se han vivido momentos de tensión y gran confusión hasta que los activistas, muy mareados, han abandonado la zona al comprobar que se estaban quedando sin gasolina.