El traspaso de Diego Armando Maradona al Nápoles empieza a notarse en el juego del Barcelona, que cayó ayer ante el Real Madrid (1-3) quedando fuera de la Copa del Rey.

Desprovisto de táctica y nervio, el equipo azulgrana no supo afrontar la baja del “Pelusa”, que sí aprovechó el equipo blanco con dos goles de su estrella, Cristiano Ronaldo. “Nos pillaron con el pie cambiado, aún tenemos que adaptarnos a la nueva situación”, admitía Jordi Roura, ayudante de Tito Vilanova, recordando la victoria conseguida en la Copa del Rey de 1983, que “aún duele en Madrid”.

“Esta derrota se la debemos a Núñez”, protesta un aficionado

La afición blaugrana no perdona a Josep Lluís Núñez que permitiera el deterioro de las relaciones entre la estrella argentina y el club. “Estas cosas se pagan. Sin Maradona este equipo no es el mismo y, por mucho que vayas tirando, al final su ausencia se nota”, confesaba ayer un culé a la salida del estadio, recordando que “Ramallets también sigue sin pisar el terreno de juego desde hace varias temporadas”.

Roura ya piensa en el partido ante el Milan: “Lo pasado, pasado está. El sábado tenemos otro encuentro y Jose Mari Bakero ya está casi recuperado de aquella lesión en la espalda. Ya veremos lo que pasa cuando estemos todos los que tenemos que estar”.