Esta mañana, el Peñón de Gibraltar ha amanecido al lado de Brighton, en la costa sur de Inglaterra. Ubicado desde siempre a 32 kilómetros de Ceuta, el Peñón ha sido fuente de una continua tensión diplomática entre el Reino Unido y España que ahora, a raíz de este suceso, se encuentra al límite.

“Está claro lo que nos quieren decir con esto”, ha afirmado el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, dando por sentado que ha sido “una maniobra orquestada por las autoridades británicas, llevada a cabo por más de dos personas”.

“Si lo quieren, que lo vengan a buscar”, dice David Cameron

El Primer Ministro británico, David Cameron, asegura que Inglaterra no tiene nada que ver con lo ocurrido. “Habrá sido una gamberrada”, se ha limitado a declarar.

Considerando insuficientes las explicaciones de los ingleses, el Gobierno de España ha formalizado una protesta en la que apela a la comunidad internacional “para que exija la devolución del Peñón a su lugar original”. El Reino Unido, sin embargo, insiste en que “nosotros no hemos tocado nada y, en cualquier caso, si lo quieren que lo vengan a buscar”.

Son mayoría los gibraltareños que aseguran a los medios que no se han enterado de nada durante la noche, momento en el que, supuestamente, el Peñón ha sido trasladado. “Yo voy del trabajo a casa y de casa al trabajo: si no llegan a avisarme, me habría dado cuenta a los seis años”, admite un habitante de la zona.

Un guardia de seguridad que hacía ronda por la noche advirtió un extraño movimiento terrestre, pero lo atribuyó “a las placas tectónicas, a la inclinación del eje terrestre, que varía de 23 a 27 grados dependiendo de los movimientos telúricos, o al coñac”.

La oposición, por su parte, no ha tardado en criticar al Ejecutivo de Mariano Rajoy por no vigilar España, advirtiendo del riesgo de perder también las Islas Canarias. “Primero empiezan a perder cuentas corrientes que aparecen luego en Suiza y ahora se les mueve Gibraltar”, ha declarado sarcásticamente Alfredo Pérez Rubalcaba.