rajoytvEl pasado sábado, aprovechando la atención mediática, el televisor de plasma de la sede del Partido Popular en la calle Génova vio que tenía delante una oportunidad de oro para autoproponerse como candidato a liderar la formación “en estos tiempos de desconfianza hacia sus actuales dirigentes”.

El televisor, que lleva en el partido desde 2002, fue utilizado por Mariano Rajoy para dirigirse a la nación tras el escándalo de los sobornos que aparecen en los libros de la supuesta contabilidad B del PP. Tras el fin del mensaje del presidente, la pantalla de plasma (viendo ante sí una cantidad importante de periodistas atendiéndola y miles de personas siguiéndola por televisión e Internet) no dudó un instante y aprovechó la coyuntura para dirigirse por sí misma a los periodistas y hacer un alegato a favor de la “transparencia, la claridad y la política en mayúsculas full HD”.

En lo que muchos considerarán una traición a su propio partido, el monitor SONY KDL-46EX650 se propuso a sí mismo como “alternativa de cambio” en un partido del que lamenta sentirse “absolutamente avergonzado”. Partido que, como muchos populares admiten, conoce “muy de cerca” y del que considera que podrá dar una imagen “mucho más definida que cualquier líder popular anterior”.

El televisor, que cuenta con tecnología Dynamic Edge LED y sonido envolvente, presumió ante la prensa de disponer de mayor número de conexiones que cualquier otro líder político español y se jactó de ser un político “euroconector”. Dispone, además, de mando a distancia para ser controlado por Merkel sin que ésta tenga que moverse del sofá.