El Museo Centro de Arte Reina Sofía ha llegado a un acuerdo con Telecinco para incluir la “mosca” o logotipo del canal en algunas de las obras que expone. La iniciativa forma parte de una experiencia piloto que pretende acercar al público no especializado al mundo del arte, echando mano de elementos que le sean familiares y que atraigan su atención de forma casi instintiva.

La esculturas se verán con gafas 3D

En la presentación de los primeros cuadros que ya lucen el logotipo, el director del museo, Manuel Borja-Villel, ha recomendado a los artistas emergentes “que pinten o esculpan directamente estos logos en los originales. No necesariamente el de Telecinco, pueden optar por el de Cuatro o el de Antena 3 si sus diseños se ajustan mejor a su concepción artística”.

Aparte del logo, los cuadros también se exponen de otra manera: “Hemos cambiado algunos marcos que recordaban demasiado a un cuadro, metiendo la tela dentro de un televisor de plasma”, ha explicado el director. Algunas esculturas, como las de Alexander Calder, se tendrán que ver con gafas 3D. “No sirven para nada, pero al espectador le da la sensación de que participa de la última tecnología”.

Siguiendo también el ejemplo de las cadenas generalistas, el Reina Sofía fletará autobuses para llenar de público las salas. “Pondremos unas gradas, serviremos unos bocatas y la gente podrá ver a los guías explicando varios cuadros y discutiendo entre ellos sobre fechas, autores o posibles interpretaciones iconográficas”, ha declarado Borja-Villel. El museo entrenará a sus guías “para que se griten y se den caña entre ellos mientras la gente se divierte y aprende al mismo tiempo”.