Según el último censo de población y viviendas del Instituto Nacional de Estadística (INE), hay 29.962.185 hijos de puta sueltos en España, 11.235.819 más que en el anterior censo realizado hace un año. Este incremento se suma al hecho de que siete de cada diez ciudadanos españoles sean mindundis, aumentando el malestar social.

Estamos rodeados de cabrones

El INE destaca que “si tenemos en cuenta la información de otros censos, nunca se había producido en una década un incremento de hijos de puta tan elevado en términos absolutos ni relativos”.

Para el censo, se ha escogido una muestra del 11% de la población: dos millones de hogares, que equivalen a 5,4 millones de personas. La muestra es suficiente, según este organismo público dependiente del Ministerio de Economía, para certificar que estamos “rodeados de cabrones”.

Por comunidades autónomas, los lugares donde más ha aumentado la población de hijos de puta sueltos han sido el Levante (Murcia, un 22% y la Comunidad Valenciana, un 20%), Cataluña (un 23%) y la Comunidad de Madrid (30%). El INE apunta que, en pocos años, España será líder europeo en hijos de perra.

Como consecuencia de este aumento de hijos de puta sueltos, la fuga de listos que todo lo saben se ha disparado también estos últimos años. El municipio con más listillos de los cojones es Rojales (Alicante), donde representan un 30% de su población. El que tiene más personas insoportables es Ubrique (Cádiz) y la ciudad de Barcelona sigue siendo líder en modernos, seguida muy de cerca por la capital.